domingo, 28 de octubre de 2012


Amarte

Amarte no me basta
deseo poseerte
asirte de mis manos sin ver lo que pasó…
hablarte al oído
decirte que te amo
reír con mil te quieros y darte el corazón.

Vivir sin tu presencia
es juego del destino
es triste mi camino, si no tengo tu amor…
mi alma se marchita
me mente se desquicia
quisiera tus caricias que calmen mi dolor.

Amarte no me basta
y acepto mi derrota
no pude convencerte de cuánto eres en mi…
entiendo que no pude
ganarme tu cariño
y lloro como un niño, calmando mi sufrir…


Amarte no me basta...



martes, 17 de julio de 2012

Al fin


Al fin, apareciste…
Surcando tiempos y tempestades,
reuniendo fuerzas de lo profundo,
por un deseo estás en mi mundo
es el destino, causalidades.

Al fin, me descubriste…
Buscando vida, significados
teniendo sueños, necesidades
me demostraste tus cualidades
y te acepté como ser amado.

Al fin, juntos…
Valió la pena, lo que esperamos
Dios lo propuso, que preparados
nos permitiera, enamorados
 unirnos tanto, como deseamos.

Al fin, Dios…
Es quien nos guía...

sábado, 12 de mayo de 2012

Será...

Será…
Serán los días vividos, momentos pasados;
será la suerte que llega, azar del destino;
será que Dios infinito nos puso en camino;
será que es el momento de estar preparados.

Será que el conocernos, fue en tiempo preciso;
será que estábamos listos para encontrarnos;
será que con tres palabras bastó para amarnos;
será que abrimos las puertas del gran paraíso.

Será que somos dos almas al fin conjugadas;
será que dos corazones deciden amarse;
será que por fin la gloria podrá alcanzarse;
será que de ti estoy tan enamorada.

Si crees en mis palabras y en Dios tú confías,
si ves que soy la persona que realmente amas,
entonces no te resistas y colma mis ganas,
explota con mis deseos al son de mis días.

Será que amarnos ahora es nuestro destino…

Julia Valenzuela

miércoles, 12 de octubre de 2011

Deseos


Anhelo ver tu rostro, respirarte
asirme de tus manos, consolarte
unirte a mi vida, acompañarte
hablarte al oído y escucharte.

Ansío tu presencia, tu mirada
sentir tu compañía, abrazada
soñar entre tus brazos, en tu almohada
reír con tus palabras, extasiada.

Deseos no me faltan, presurosa
añoro tu respuesta, respetuosa
espero la señal, cautelosa
aguardo la señal muy amorosa.

domingo, 6 de septiembre de 2009

El ABC hacia Dios


El ser humano destruye
y corrompe a quien puede
ante esto, Dios hoy salva
a más de treinta inocentes.

En Hermosillo, Sonora
el lamento es incesante
por el caso de ABC
con sus docenas de infantes.

El mundo desfragmentado
es lamento de Dios
por eso necesitamos
ángeles en derredor.

El dolor de muchos padres
por sus hijos que partieron
es bendición para Dios
para ayudarlo en el cielo.

¿Por qué tan cruento final
para estos inocentes
habiendo tanta maldad
en muchísima otra gente?

Son los designios de Dios
aunque no lo comprendamos
Él dará resignación
a sus padres y hermanos.


Fueron decenas de niños
que en ABC se encontraban
y que el cinco de junio
Dios los proveyó de alas.


Muy lamentable suceso
que algo debe dejarnos:
afianzar nuestra unidad
y de lo malo alejarnos.

Invadan nuestros oídos
de música celestial
y hagan de este lamento
una salida triunfal.


¡Vuelen, niños con alas!
¡Vuelen, lleguen con Dios!
y cuídenos desde el cielo
de este mundo inferior.

Con mi gran consternación y respeto, para los padres y demás familiares afectados por este lamentable suceso ocurrido en Hermosillo, el 5 de junio de 2009.

Julia Valenzuela

Proverbios

Para entender lo que somos y declarar lo que soy,
palabras sabias me sobran, si los principios me faltan
las ideas zozobran, si la duda nos asalta…
entonces yo con aplomo, me avoco a ver donde estoy…

Instrucción me dio mi padre para afrontar lo indecible
aprendí que la riqueza no llena necesidades
descubrí que la pobreza no garantiza bondades
desde entonces busco siempre el justo medio posible.

Dirección me dio mi madre, para orientar mi destino
me enseñó a andar caminos y no pisar las veredas,
pues los pies corren al mal, presurosos de condenas
por eso voy muy despacio evitando el desatino.

No pretendo dar consejo, pues la ignorancia no mata
cada quien con sus verdades, a pesar de sus prejuicios
no son mis necesidades, ni menosprecio sus juicios
pues al final de la vida, el bien o el mal nos delata.

Julia Valenzuela

domingo, 8 de marzo de 2009

Celebremos


Celebremos este día, porque simplemente existe
el milagro de la noche y por cada amanecer
festejemos cada instante, por la magia de adorarte
por cruzarte en mi camino, por hacerme renacer.

Levantemos nuestras copas, con el vino de la vida
y brindemos por el mundo, por la paz y la unidad,
deleitémonos del canto de las aves y su encanto
estrechando nuestras manos como prueba de hermandad.

Por el río impetuoso, por la mar imperturbable
por cada honda pisada en el camino del bien
con ahínco celebremos, por el hecho de tenernos
por hacerme parte tuya, por ser tan mío también.

Por la bendición del cielo, por Dios que me dio la fe
por encontrar a tu paso, la felicidad buscada
celebremos al destino, que te puso en mi camino
por las estrellas lejanas, que me dieron tu llegada.

Celebremos noches buenas, para que todas la sean
respirando bendiciones que el día a día nos tiene
festejemos el presente, por este amor confidente
sumergidos en un beso, y en un abrazo perenne.

Julia Valenzuela

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Esperanzas

Estrépitos susurros de voces vacilantes
confrontan la nostalgia de frases inconclusas;
monólogos absurdos retando a la censura
convierten la esperanza en paz alucinante.

Intrínsicos deseos ofrece la lujuria
la caja de pandora asoma sus manjares,
adquieren fuerza propia pecados capitales
corrompen y confunden, verdades con espuria.

Bisílabas respuestas denotan ignorancia
la ley de la palabra fenece sin sentido,
dispensas nunca faltan si yerras tu camino
disculpas siempre sobran si reina la arrogancia.

Y marchan los valores con fúnebres pisadas,
marchitan los criterios con lenta agonía,
espíritus malignos repiten letanías,
sarcásticos celebran su fuerza renovada.

De pronto me despierto, de cruenta pesadilla
espectros se dispersan en humo tenebroso
mi cama me sostiene salvándome del pozo
recobro la cordura al ver un nuevo día.


Julia Valenzuela

domingo, 22 de junio de 2008

Duele tu ausencia

No extraño tu presencia, me basta recordarte
tampoco la distancia afecta lo que siento
me duele tu ausencia, cuando te siento lejos
… y lloro mi lamento.

Callar es lo de menos, en el silencio te amo
hablar no garantiza que sienta tu presencia
tu voz se torna débil, pareces más silente
… es cruel tu indiferencia.

Y duele tu ausencia, te tornas tan distante
será que con el tiempo, me ves con otra mente
jurar amor eterno, quizá fue sin pensarlo
… hoy luces diferente.

Y sigo cuesta abajo, sintiendo que te pierdo
lamento mi desdicha, entiendo tu destino
si es lo que decides, respetaré tu vida
… elige tu camino.

Julia Valenzuela

jueves, 8 de mayo de 2008

Enamorada

Insólita pasión, mágica llama,
devora con su flama mis senderos;
ardiente sensación de mil te quieros,
invoca tu presencia, la reclama.

Si falta tu mirar, es mi desvelo;
tu voz de terciopelo me acompaña;
la vida, si no estás, se torna extraña;
pensar en tu candor me lleva al cielo.

Sublime creación es tu existencia;
bendita inocencia , tu mirada;
respiro tu calor, desenfrenada,
explotas al amor con impaciencia.

Despojas de mis brazos las cadenas,
destruyes la condena de distancia;
despacio, sin pudor, colmas mis ansias,
si faltas, a mi alma envenenas.

Por ti me siento bien, la más amada,
provocas un placer casi adictivo;
contar con tu presencia, es mi abrigo
feliz estoy por ti, enamorada.

Julia Valenzuela

lunes, 5 de mayo de 2008

Seducción

Diluye tu presencia en todos mis sentidos
regálame tu esencia , ahuyenta mis martiros;
dispersa tu fragancia al son de mis latidos,
desármame de dudas, temores y delirios.

Entrégame la luna, por cada noche ausente,
a cambio te devuelvo la eternidad de amarte;
libérame del sueño que vive en mi mente,
y vuelve realidad mis ganas de adorarte.

Camina hacia mis brazos y dime que me amas,
que cuentas cada día que acortan las distancias;
descubre lentamente el fuego de las llamas,
y róbame la vida, los besos y mis ansias.

Conviértete en día y eternidad constante,
transforma los minutos en tiempo permanente;
musita con ternura mi nombre cada instante,
y lléname de todo, aun sin poseerte.

Escucha mis palabras y cumple mis deseos,
deshazte de pudores y sacia tus anhelos;
cobija mi destino, invócame en tus credos,
hagamos de lo nuestro, un mundo de consuelos.

Y lléname de ti, en tiempo y en espacio,
aleja la distancia, acércate a mis brazos;
habita mi destino, respírame despacio,
y hazme recobrar la vida en tu abrazo.

Julia Valenzuela

domingo, 4 de mayo de 2008

Y ESTÁS CONMIGO


Y estás conmigo

Abril se me llenó de ti…


De brisa fresca, esperanza viva

de dulce canto, de pasión felina

de nubes blancas, timidez esquiva

de risa bresca, candidez divina.


Abril se me llenó de ti…


De sueños nuestros, sensaciones plenas

de besos tiernos, de caricias llena

de amor punzante, de promesas buenas

ensueños ciertos y mirar serena.


Abril se me llenó de ti…


De paz fecunda, de sutil delirio

de suaves roces, de unir caminos

de mil promesas, de cambiar destinos

y voy cayendo en tus brazos tibios.


Abril se me llenó de ti…

y estás conmigo.

Julia Valenzuela

sábado, 8 de diciembre de 2007

Destellos de esperanza


Destellos de esperanza[1]

Rompió su inocencia en mil pedazos
negó su realidad, voló sin rumbo
optó por esquivarse de su mundo
soñaba con la muerte entre sus brazos.

Sus pocos años fueron el pretexto
su cruenta soledad, su desafío;
vivir un día más, fue su delirio
morir en libertad, fue su alimento.

Efímeros destellos de esperanzas
sus últimos minutos vislumbraron;
confió en su partida como amparo
vivía encarcelado de sus ansias.

Consejos no buscó, no los quería;
quizá no fue consiente de sus actos;
tan sólo decidió sellar el pacto
y ver al despertar un nuevo día.

Compró un viaje caro sin regreso,
buscando la respuesta a sus dudas;
creyó haber logrado esa ayuda
pagando al final un alto precio.

Las drogas terminaron con su vida;
a falta de atención, cayó en el vicio;
vivió en su delirio, el paraíso;
lamentos no esperó, tras su partida.

Mas antes de tomar fatal destino,
confió no fuera en vano su experiencia
rogando recuperen su existencia
aquellos que en el vicio se han perdido.

Julia Valenzuela

[1] Poema ganador del primer lugar del XVII Concurso de Poesía CESUES 2007.

domingo, 16 de septiembre de 2007

No me basta


No me basta

No me basta decir que te amo
sin medida, ni tiempo, ni espacio…
mi placer es morir en tu abrazo
y nacer en la paz de tu mano.

No me basta decir que te ansío
sin censura, tabúes o miedos
mi razón es lanzarme al ruedo
y saciar en tu ser mi deliro.

No me basta decir que te quiero
sin temores, sin dudas, ni celos
mi deber es cumplir mis anhelos
y decirte que en tí vivo y muero.

No me basta decir que te adoro
sin pudores, reservas o prisas
mi tesón es beber tu sonrisa
y velar por ti, mi tesoro.

No me basta por ti ser poeta
ni tenerte tan sólo con versos…
significas en mi el universo
y la gloria contigo es completa.


Julia Valenzuela

domingo, 29 de julio de 2007

Espinela al ausente


Espinela al ausente

¿Dónde estarás vida mía
martirizando mis penas
reforzando las cadenas
que me matan de agonía?.
Tu ausencia no merecía
con este amor que te tengo.
La eternidad no pretendo
me conformo con tenerte
¡malaya sea mi suerte!
vivir sin ti, no comprendo.

Julia Valenzuela

jueves, 26 de julio de 2007

Muso



Soñé con tu presencia, sin saberte
pensé en tu sonrisa, sin mirarte
bebí de tu calor, sin acercarte
sentí tu respirar, sin conocerte.

Vencí mi timidez, tras esperarte
sacié en ti la sed que padecía
calmé la soledad que yo sufría
reí con estas ganas de adorarte.

Hallé en ti la paz que presentía
vencí la oscuridad con tu presencia
oré agradeciendo tu existencia
y vi que la esperanza renacía
curando las heridas con tu esencia
dejaste una estela de promesas
borraste en mi todas las tristeza
quedando para siempre en mi conciencia.

Julia Valenzuela

miércoles, 23 de mayo de 2007

¡Cuánto yo te amo!


¡Cuánto yo te amo!

Al son de tu ritmo, camino tus pasos;
detrás del abrazo, al fin te poseo;
mis ganas me llevan, directo a tu boca;
el alma me tocas, saciando el deseo…

Me miras callado, te vuelves promesa;
con gran sutileza, dominas mi espacio;
al verte me siento en el paraíso,
tu faz acaricio... me acerco despacio.

Respondes sonriendo, y quiero tenerte;
poder poseerte, es mi recompensa;
mirarte a los ojos, es el universo;
a cambio de un beso, te doy mi existencia.

Y digo te quiero, te buscan mis manos;
si no estás te llamo, deseo abrazarte;
me muero por verte, saciar mi locura,
colmar con ternura mis ansias de amarte.

Destellos de gloria en el paraíso;
eres mi desquicio, mi gran ser humano;
me hundo en tu lecho, me fundo contigo,
susurro a tu oído:¡Cuánto yo te amo!

Julia Valenzuela

domingo, 25 de marzo de 2007

Decir tu nombre


Decir te quiero

Decir te quiero...
es arrancar la luz de la penumbra
es descubrir la magia
pretendida
es compartir mi alma con tu vida
es encontrar tu cuerpo entre las sombras.

Decir te amo...
es pretender del tiempo su espacio
es despertar bebiendo tu mirada
es transitar tu boca enamorada
es defender mi sueño con tu abrazo.

Decir mañana...
es invocar a Dios que no me faltes
es decidir quedarme con tu risa
es coincidir mi voz con tu sonrisa
es renovar mi amor, aún más que antes.

Decir tu nombre...
es derribar barreras de distancias
es construir senderos de ternura
es navegar tus mares de dulzura
es levantar murallas con mis ansias.



Julia Valenzuela

sábado, 30 de diciembre de 2006

Huellas al tiempo


Huellas al tiempo
(en memoria de Graciela)

Intenté frenar tu paso, mas te fuiste
confronté mi realidad con entereza
abracé la pubertad de tu existencia
desperté con el adiós que me dijiste.

Descubrí con gran dolor nuevos senderos
aprendí con timidez que Dios existe
recibí todo tu amor, mientras pudiste
reviví tu despertar con mil “te quiero”.

Navegué, después de ti, valles lejanos
adopté el transe cruel de tu partida
afronté con tu mirar, tu despedida
disfruté imaginarme de tu mano.

Maldecí tu enfermedad, tu corta vida
bendecí el día bello en que naciste
desistí de renegar cuando te fuiste
decidí considerar tu faz dormida.

Naciste de mi vientre, fuiste mía
corriste de mis brazos, disfrutaste
creciste unos años, despertaste
partiste cuando apenas eras niña.

En plena pubertad tuviste alas
volaste hacia Dios, dejaste el mundo
a cambio del dolor que fue profundo
hoy gozas de la paz que te acompaña.

La cama de hospital quedó vacía
de golpe tu dolor ha terminado
la niña, la mujer se ha transformado
el ángel te volviste niña mía.

Tus huellas indelebles son al tiempo
cual ráfagas de luz que dan consuelo
al irte, un ángel más está en el cielo…
yo rezo esperando nuestro encuentro.


Julia Valenzuela López

domingo, 12 de noviembre de 2006

Soneto de amor


Soneto de amor

Un placebo curativo de ilusión
es tu risa, en tu faz que me atrapa
en tus ojos el dolor se me escapa
provocando la presencia del amor.

Un soneto es mi verso de pasión,
una droga que no daña, que no mata
unas letras que difusas se traslapan
y provocan por mí pierdas la razón

La respuesta de preguntas hacia ti
tu mirada las responde sin hablar,
pues me basta tu presencia, tu sentir.

…Entretanto me complace si me das
ilusiones que de siempre presentí.
y conviertes a mi sueño en realidad.


Julia Valenzuela

sábado, 14 de octubre de 2006

Contigo


Contigo

Con la dulce sonrisa que me das
adornas de ilusiones mi sendero,
dibujas en mi boca mil “te quieros”
y colmas a mi vida de tu paz.

Con el cándido fulgor de mirada
iluminas mis pasos a tu encuentro
alumbras mi destino, sin ti incierto,
y borras mis tristezas más veladas.

Con el sórdido silencio de tu ausencia
remueves sentimientos escondidos
provocas un marasmo de latidos
haciéndome que implore tu presencia.

Con el cálido amparo de tu abrazo
impulsas mi deseo de adorarte
por ello es que he de confesarte:
contigo quiero estar a cada paso.

Julia Valenzuela

lunes, 25 de septiembre de 2006

Sueño de amor


Sueño de amor

Dame tu luz, tu alegría,
escúdame en tu ternura,
compárteme tu cordura
y sé mi noche, mi día.
¿Aceptas la poesía,
que escribe mi corazón?;
no temas decir un no
si optas por el desprecio.
Habrá que pagar el precio
por este sueño de amor.

Pero si tengo fortuna
y dicha me concedieras,
mi vida yo te la diera,
y aunque no me lo pidieras
te bajaría la luna.
Si a mi amor tu correspondes
y a mi querer le respondes,
cesarán las penas mías
tornándose alegrías,
haciéndote tú, mi hombre.


Julia Valenzuela

sábado, 23 de septiembre de 2006

Ven


Ven

Ven...
anida en mi deseo,
cúbrete en mi sombra,
lléname de tu espacio
y embriágame de tu aroma…

Ven...
llora con mis ojos,
sufre con mi alma,
dame tu dolor y sé feliz...

Ven...
sacia tu sed en mi humedad,
satisface tu hambre en el alimento de amor que repropongo,
respira por los poros de mi piel…

Ven...
húndete en el abrazo de mi cuerpo,
llénate en la caricia de mi mano
y piérdete en la inmediatez de mi beso…

Ven...
piérdete en el laberinto de mi locura,
dibújame en la oscuridad de la noche
y ríndete ante el triunfo de mis sentimientos...

Ven…
no lo pienses más.


Julia Valenzuela

Te amo con filosofía


Te amo con filosofía

Te amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?...

Me enamoré de ti cuando comprendí que eres único y la prueba de amor que te tengo es dejarte vivir libremente: Libre para amarme, libre para estar conmigo, libre para que por voluntar propia decidas quedarte conmigo.

Duele el amor cuando lejos estás… y aunque estoy conciente que amar es necesariamente es vernos a los ojos, sino enfocar nuestra mirada a la misma dirección.

Te amo con locura, ¿qué otra manera de amar existe? Te amo como con esa amistad de momentos eróticos… te amo en esa declaración de amor es la que no se hace; porque mucho me haces sentir y las palabras sobran.

Todos los problemas tienen la misma raíz: el miedo, que desaparece gracias al amor mutuo; pero el amor nos da miedo, porque quien bien te quiere, alguna vez te hará llorar. Y eso pasa porque cuando se es amado, no se duda de nada, pero uno es quien ama se duda de todo. Por eso amemos los dos y desparezcamos esas dudas y temores. Puede haber amor sin celos, pero jamás sin temores.

Ahora entiendo al amor: en un asunto de locos. La locura de amarnos da más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.

No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay. Uno debería estar siempre enamorado. Pero si no te quieren como tú quieres que te quieran, ¿qué importa que te quieran?...

El verdadero paraíso no está en el cielo, sino en tu boca, en cada palabra, en cada frase, en cada beso dado y detenido, en cada grito y cada silencio.

Te amo y lo que yo hago por amor, va más allá del bien y del mal, porque no hay medidas para amarte; la única medida del amor que te tengo es amarte sin medida. Tan real es este amor que no te exijo: sólo te ofrezco… porque en el verdadero amor no manda nadie; obedecen dos.

El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de un precipicio. Así estoy yo, pero no temo, porque amar vale la pena… y tú más aún.

Te amo por esa capacidad de reír juntos. Por modificar mi idea del espacio y el tiempo: ahora entiendo que el camino y la espera no son tan largas cuando miro que al final estás tú de brazo abiertos aguardándome.

Ahora entiendo el concepto del amor ciego: impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen. Pero además de ciego tiene alas: ciego para no ver los obstáculos y alas para salvarnos de los peligros.

Quien no haya amado apasionadamente ignora la mitad más hermosa de su vida... y lo más hermoso de mi vida está ahora presente contigo.

Te amo así, con filosofía de amor.


Julia Valenzuela

Soy


Soy

Soy la soledad hecha mujer…
que vaga por el mundo tormentoso del hastío
y la sinrazón de cada paso…
que a veces parece ver el destello de un oasis de dulzura...
y se pierde en la realidad absurda del fracaso…


Julia Valenzuela

Si eres… puedo ser


Si eres… puedo ser

Si tú eres las letras
que abrazadas van formando frases que describan lo que mi corazón siente y lo que mi alma calla…
por ti, puedo ser poeta.

Si tú eres las horas
que enlazadas van formando días que den vida a mi existencia…
por ti, puedo ser el tiempo.

Si tú eres el fruto
que me tienta y arriesga mi fe y respeto ante Dios…
por ti, puedo ser pecado.

Si tú eres desierto
que vorazmente domina y penetra hasta mis huesos hasta dominar mis sentidos…
por ti puedo ser el agua.

Si tú eres nostalgia
que sonríe ante mi beso y se calla para dejar hablar al viento, a la noche y a la lluvia…
por ti puedo ser silencio.

Si tú eres el hombre
que siempre tuve en mis sueños y que surgió ante mis ojos por la magia del amor…
por ti puedo ser esclava.

No sé aún si eres letras,
horas, fruto, desierto o nostalgia…
no sé si eres el sueño escapado de mi mente…
sólo sé que por ti soy ahora una mujer enamorada.

No sé que sea yo para ti…
Por ahora me basta saber lo que tú que significas a mi vida…


Julia Valenzuela

Propuesta


Propuesta

Mi propuesta es adorarte,
llevarte lejos…
en un viaje sin retorno,
donde Dios nos de la fuerza
y nuestro amor nos baste.

Mi propuesta es conquistarte,
surcar tus montes,
trazar senderos,
navegarte día a día
bajo la bandera de la pasión absoluta.

Mi propuesta es complacerte,
saciar tus ganas,
darte mi vida si es necesario,
darte mi aliento si te faltara.

Mi propuesta es reinventarte,
dejar tu esencia,
ser tu alquimista
y encontrar en cada vez,
una nueva forma de amarte.

Mi propuesta es ser tu complemento,
que junto a mi te sientas vivo,
y sin mi te sientas tan sólo un hombre más en la faz del a tierra…

Mi propuesta es declararte
que eres mi medicina,
que me siento reinventada,
me complace tu existencia
y conquistaste con ello toda mi adoración.

Mi propuesta eres tú.


Julia Valenzuela

Porque sí


Porque sí

Es así, sin más.
Tan simple como la salida del sol,
pero tan necesario como el sol mismo.

Es así, sin más.
Tan natural como una flor en primavera,
capaz de transforma la tristeza en alegría.

Es así, sin más.
Tan tuyo,
tan mío,
tan nuestro.

Porque no hay porqués,
porque no es necesario entenderlo.

Es así, sin más.
Porque sí.
Porque simplemente, te quiero.
Porque simplemente me llenas.

¿Qué más hay qué saber?


Julia Valenzuela

Pensando en ti


Pensando en ti

Cuando pienso en ti, siento una inmensa nostalgia...
no por la tristeza de no poder tenerte,
sino por la rabia de no poder dejar de amarte.

Cuando pienso en ti, siento un gran desconsuelo...
no por el desaliento de no tener esperanza,
sino por la certeza de saberte ajeno.

Cuando pienso en ti, el mundo siempre es más bello...
no porque poseas la fórmula de la felicidad,
sino porque mi felicidad está de ti poseída.

Cuando pienso en ti, jamás quisiera volver a hacerlo...
no para sentir que ya de ti me olvidé,
sino para gritar: ¡Por fin te tengo conmigo!

Podría decirte mucho más...
pero sólo estoy pensando en ti
y tú no puedes leer mis pensamientos.


Julia Valenzuela

Más allá de un sueño


Más allá de un sueño

Realidades efímeras que cautivan,
realidades que arrastran al limbo del encanto…
más allá de un sueño,
está la razón de la sinrazón,
está el sentido del sinsentido…
porque,
¿qué hay más real que la sin razón y el sinsentido
cuando de sentimientos se trata?
¿qué sueño supera a la realidad de amar con intensidad?

Más allá de un sueño,
estamos nosotros…
viviendo una realidad soñada,
celebrando una realidad vivida.

Julia Valenzuela

Lléname de ti


Lléname de ti

Lléname de ti.
Toma ese espacio entre tu cuerpo y el mío.
No dejes nada sin ti.
Fuera de mi sólo tú y fuera de ti… la nada.

Lléname de ti.
Dilúyeme en tu aroma.
Respírame y sumérgete.
Piérdete en el ritmo cardíaco de mi entrega.
Fuera de ti la nada y después de la nada… nosotros.

Lléname de ti…
después de nosotros, volver a empezar…


Julia Valenzuela

Locura de amor


Locura de amor

Arráncame la piel…
mátame de indigestión de amor,
hazme llorar de alegría en cada entrega,
en cada abrazo…

Sangra mi boca…
muerde con ansias mis ganas,
hazme gritar del placer en cada beso,
a cada paso…

Es el amor una locura que place al alma,
una locura que no está en lo que se dice,
sino en lo que se escapa…
en esas palabras que de tus labios brotan,
en esa tu risa que de placer me mata…

Es el amor una locura que toca a dos,
una locura que no está en lo que se siente,
sino en lo que se entrega...
en esos momentos que la pasión provoca,
en esa mirada que con amor me atrapa…

El amor es una locura que sube al cielo,
una locura que no está en lo que se otorga,
sino en lo que compartes…
en esos instantes que a los dos nos seduce,
en esa fuerza que me produce amarte.

El amor es una locura, una locura de amor…
una locura de dos…


Julia Valenzuela

Libertad encadenada


Libertad encadenada

Usa por cadenas tus brazos
y por candado tus besos…
condéname a la indisoluble sentencia de amarte,
libérame del infinito espacio de tu ausencia.
Porque, ¿de qué me sirve ser libre si faltara tu abrazo?

Usa por cadenas tus manos
y por candado tus caricias…
encarcélame a tu piel,
compadece a mis sentidos…
libérame del eterno suplicio de no tenerte.
Dame tu presencia.
Porque, ¿de qué me sirve ser libre si faltara tu contacto?

Usa por cadenas tus suspiros
y por candado la calidez de tu cuerpo…
encarcélame al vicio de tu boca
y libérame del dolor de no tocarte.
Porque, ¿de qué me sirve ser libre si faltara tu presencia?

Usa por cadenas tus palabras
y por candados tus gemidos…
encarcélame al sonido de tu voz
y libérame del ensordecedor silencio que me mata cuando lejos te encuentras.
Porque, ¿de qué me sirve ser libre si faltara tu palabra?

Usa por cadenas nuestra entrega
y por candados los instantes en que el reloj se detiene
para dar paso al placer de poseerte…
encarcélame al sueño delirante de vivirte
y libérame del caos de ser nada sin ti.
Encadéname a tu compañía y libérame de estar sola…
Porque, ¿de qué me sirve ser libre si tú faltaras?


Julia Valenzuela

Eres


Eres

Horizonte de esencias infinitas,
surcan mi atardecer de pensamientos…
la delicia de adorarte me conmueve,
mientras el ensordecedor silencio de tu ausencia,
grita a mi voz que te acaricie.

Cristalina mirada de destellos,
alumbras mis noches y mis días…
la belleza de tu amor me condiciona,
incitándome al placer que me provocas…

Dulcísimo fragancia de tu cuerpo,
transpira por mis poros incesante…
no soy yo, eres tú que me fascina;
no eres tú, es mi Dios que cumple mis deseos…

Océano de sal, río de miel, me complementas;
oxígeno y calor que me da vida…
me basta con mirarte y ya te tengo…
no sé si eres principio o final de esta historia; no sé si eres noche o eres día en mi vida…

Espléndido milagro es tu sonrisa,
que enciende el arrebato en mis volcanes…
mi mano te busca, no te toca,
porque estás ya dentro,
más allá de las fronteras del espacio…

Eres tiempo,
eres luz,
eres silencio;
eres vida, ilusión y atardeceres;
eres voz que da sentido a mis palabras,
eres muso que inspira a mis placeres.


Julia Valenzuela

Dedicatoria


Dedicatoria

A ti,
que noche a noche estás conmigo
en un sueño sutil que me arrastra,
y me hace trasladar a los rincones más profundos del alma...

A ti,
que con tu voz susurrante en mi oído,
y el romanticismo en que vives,
me envuelve en la magia febril del milagro...

A ti,
que sin tenerte a mi lado, estás siempre en mi;
embriagándome con tus palabras,
ahogándome con tu recuerdo
y desesperándome sin tu mirar.

A ti,
que nunca supiste cómo surgió esta realidad que sólo yo conozco
y que jamás escucharás de mis labios
aunque mi corazón lo esté gritando.

A ti,
que alguna vez quisiste arrancarme ese “secreto”
pero fallaste al pedirme una explicación;
¡Qué error el tuyo! ¡Los sentimientos no se explican!,
se viven y se sienten, simplemente.

A ti,
a quien noche a noche espero,
a quien día a día añoro,
y por quien minuto a minuto muero en vida sin tenerte,

A ti,
sólo a ti,
dedico estas palabras...


Julia Valenzuela

Decir tu nombre


Decir tu nombre

Decir te quiero,
sin máscaras ni temores,
es encontrar el sentido de la vida,
la razón de la existencia
y el motivo de nuestro destino…

Decir te amo,
sin prisas ni contratiempos,
es agradecer a Dios tu presencia,
es vencer a lo imposible
y celebrar contigo la felicidad…

Decir te siento,
aún cuando no estés a mi lado,
es adentrarme en ti,
es tenerte en mi
y es haber alcanzado el punto exacto
donde dos almas de complementan…

Decir te necesito,
es haber triunfado sobre la barrera del desamor
y es poder por fin vivir el significado de la felicidad…

Decir tu nombre,
es amalgaman en una palabra
todos los buenos sentimientos que sólo una persona ha logrado en mí:
Tú.

¿Será que te conozco? ¿Será que me engaño?
… ¿Eres el amor materializado,
o eres un sueño a ojos abiertos?

Déjame seguir amándote en sueños,
con todos mis sentidos puestos en ti…


Julia Valenzuela

Decisión


Decisión

Hoy decidí contártelo todo...
contarte que la vida es hermosa con sólo pensar en ti;
contarte que no hago más que recordarte.

Hoy decidí decírtelo todo...
decirte que el corazón se acelera con sólo escuchar tu nombre;
decirte que has despertado en mi un sentimiento inexplicable.

Hoy decidí confesártelo todo...
confesarte que es a ti a quien amo, a quien deseo;
confesarte que descubrí en ti lo que siempre esperé.

Hoy decidí desnudar mi alma...
echar por la borda mis pudores.

Hoy decidí tantas cosas...
pero no me atreví a actuar.

Bueno... ya lo hemos discutido bastante:
es fácil decir, hablar, incluso decidir...
pero actuar resulta a veces imposible.

De cualquier manera,
todo esto
ahora ya lo sabes...


Julia Valenzuela

Ábrete al amor

Vístete…
cubre tu desnudez con mis manos,
protégete del calor con mis brazos
y sáciate con el sabor de mis besos.

Múdate…
vuela la eternidad con mis alas,
sumérgete sin pudor en mi carne
y húndete en el abismo de mi alma.

Piérdete…
vive en el reloj de mi tiempo,
guárdate en las huellas de mis pasos,
y duérmete en el limbo de mis sueños.

Líbrate…
calma tu ansiedad con mi aliento,
entrégate sin pensar a mi cuerpo
y ábrete al amor sin recato.

Julia Valenzuela

Y sigo aquí


Y sigo aquí

Irremediablemente
muero de soledad y de hastío,
mi alma envenena los sentidos
y naufrago en el dolor de mi delirio.

Estrepitosamente
caigo en la sinrazón de mi destino,
mis sueños se esfuman al vacío
y condeno tu andar por mi camino.

Inexplicablemente
trato de convencer con mi cariño,
colmo de bendición tu cuerpo mío
y fracaso ante el dolor inmerecido.

Y decididamente
quiero recuperar lo que vivimos,
pues el dolor de no tenerte es mi martirio
y volver a besarte, el paraíso.


Julia Valenzuela

Vivamos el amor


Vivamos el amor

Dulce caricia es tu voz
que domina mis sentidos
provocando los latidos
de mi terco corazón.

Tierna caricia es tu piel
que deseo a cada paso
añorando tus abrazos
y tu presencia en mi ser.

Suave caricia es tu risa
que me llena de ternura
y me lleva a la locura
en una marcha sin prisa.

Dulce y tierna sensación
es lo que siento por ti
por eso quédate en mí
y vivamos el amor.


Julia Valenzuela

Tu llegada


Tu llegada

Llegaste a mí,
cual náufrago a una isla desierta,
bebiendo ansioso mi soledad,
sin tocar siquiera, abriste mi puerta.

Llegaste a mí,
cual poeta arriba a la inspiración,
bebiendo ansioso mi libertad,
con cárcel de besos, robaste mi amor.

Llegaste a mí,
cual sendero infinito de pasiones,
bebiendo ansioso mis ganas de amar,
y en un suspiro me llenaste de ilusiones.

Llegaste a mí,
cual estrella brillante en la oscuridad,
bebiendo ansioso mi felicidad
volviendo mis sueños por fin realidad.

Llegaste a mí...
Y quiero que te quedes conmigo.


Julia Valenzuela

Tu Identidad


Tu Identidad

¿Quién eres tú que pudiste
conjugar mis sentimientos,
y trazaste mil barreras
entre mis dudas e intentos?

¿Quién eres tú, que lograste
en mi ser grandiosos cambios,
y sin quererlo siquiera
tu nombre murió en mis labios?

¿Quién eres tú, que me hiere
cuando menos te prepones,
y me lleva por las nubes
aunque así no lo dispones?

¿Quién eres tú, que me frena
de decirte tantas cosas,
y logra que me confunda
entre el espino y la rosa?

¿Quién eres tú, que quedaste
tan dentro del corazón,
y sin pedirme permiso
me robaste tanto amor?

¿Quién eres tú, que no logro
olvidarme de tu risa,
y por más que no lo quiera
me enamoro tan de prisa?

¿Quién eres tú, amor mío?
¿Quién eres tú, por quien lloro?
Sólo sé que representas
por lo que vivo y añoro.

¿Quién eres tú?...
... No respondes.
Y me quedo sorprendida,
que no descubras quién eres...


Julia Valenzuela

Sin ti


Sin ti

Desde siempre, te conozco...
porque sé de ti, antes de mí
porque supe de tu esencia, antes de mi existencia.

Desde siempre, te presiento...
porque tu piel vive en mí,
porque aún en la distancia, habitas en mi experiencia.

Desde siempre, te deseo...
porque tu sexo está en mí,
porque siento tu presencia, más allá de mi impaciencia.

Desde siempre, te poseo...
porque tu ser mora en mí,
porque pese a tu ausencia, existes en mi conciencia.

Desde siempre, estás en mí...
porque no existo sin ti.


Julia Valenzuela

Sin sentido


Sin sentido

De qué sirve llorar, sin lágrimas de amor
de qué sirve sufrir, si no tengo rencor
de qué sirve morir, por alguien que no amó
de qué sirve rezar, si ya no creo en Dios.

De qué sirve cantar, si ya no tengo voz
de qué sirve reír, si sólo hay dolor
de qué sirve soñar, si no hay inspiración
de qué sirve sentir, si todo se acabó.

De qué sirve amar, poniendo el corazón
de qué sirve vivir, sin alma, sin calor
de qué sirve gritar, si nadie me escuchó
de qué sirve gozar si pronto habrá un adiós.

De qué sirve escribir, poemas de pasión
de qué sirve callar, secretos que no son
de qué sirve decir que guardo una ilusión
de qué sirve hablar si todo terminó.

Después de la desilusión,
nada tiene sentido...


Julia Valenzuela

Siempre


Siempre

Ayer pensé en ti y lloré por ti...
lloré por la delicia de saber quererte
y por la impotencia de no poder tenerte.

Hoy vivo por ti y muero en mi...
muero por la pena de sentirte ajeno
y no poder decirte que te quiero.

Mañana tú, sólo tú, siempre tú...
no porque habré dejado de existir,
sino porque siempre estarás en mí.


Julia Valenzuela

Sentimientos


Sentimientos

Sufro por pensar en tu desprecio;
lloro mi penar tan asfixiante;
sueño tu calor tan desquiciante;
tiene el amor un alto precio.

Siento tu querer en mi locura;
vives en mi ser tan calcinante;
vuelves mi soñar tan enervante;
pago por amar, con mi tortura.

Eres la razón de mis desvelos;
logras mi pasión alucinante;
eres el licor más embriagante;
llevo tu sabor como consuelo.

Amo tu bondad, amo tu risa;
amo tu mirar tan excitante;
es este vivir tan delirante,
pero por morir no tengo prisa.


Julia Valenzuela

Romance distante


Romance distante

Yo soy la mujer que clama
la que grita tu presencia
urgida por tus palabras
sufrida por tu ausencia…

Yo soy la mujer que ríe
la que celebra tu encuentro
temible si tú te ausentas
terrible si no te siento.

Yo soy la mujer que calla
la que aguarda tus secretos
esclava de tu cariño
y dueña de un sentimiento.

Yo soy la mujer que ama
la que vive cada intento
inquieta con mis virtudes
compleja con mis defectos.

Yo soy la mujer que habla
la que pretende tu amor
paciente ante la esperanza
resistente ante el dolor.

Yo soy la mujer que sueña
la que a lo lejos espera
apaciblemente fuerte
discretamente serena.


Julia Valenzuela

Respuesta callada


Respuesta callada

Platicando como siempre yo contigo
me preguntas lo que pienso del amor;
entre dudas me propongo responderte...
la respuesta se quedó en mi corazón.

El amor, es un sueño que te envuelve,
en un caos de utopías y embelesos,
es la frase de cariño que no esperas...
es mi vida que se pierde sin tus besos.

El amor, es el llanto más profundo,
es el aire que permite la existencia,
es frustrarme sin motivos aparentes
descubriendo que me falta tu presencia.

El amor, es contarte de mis cosas,
escondiendo lo que siento con tristeza;
es hablarte y olvidarme de mí misma...
es soñarte cuando aún estoy despierta.

El amor, es la frase más callada
que se guarda por temores infundados;
es aquello que te digo en mi silencio
y te grito al estar más alejados.

El amor, es un manto que te cubre,
es del hombre la leyenda y la virtud;
es un algo que te llega sin pensarlo,
y en mi caso, ese algo eres tú.


Julia Valenzuela

Regalo


Regalo

¿Sabrás, quizá, comprender,
con tan sólo unas frases,
entre líneas un mensaje
o al menos entender?

Piensa siempre en reír,
aunque te falten motivos,
y si amenaza el olvido,
no dejes de sonreír;
que no se muera el sentir
de tu espíritu de niño,
y si te ofrecen cariño,
jamás cuestiones el fin.

La vida tiene caminos
difíciles de recorrer;
y en el intento de ver
lo que depara el destino
nos volvemos impulsivos
tratando de comprender:
¿Qué tanto implica el querer
sin temor al desatino?

Estarás tú preguntando
el porqué de mis palabras,
intentando descifrarlas
sin lograr captar su esencia;
y mientras sigas buscando,
el mensaje aquí escondido,
recuerda que no te olvido,
aunque no notes mi ausencia.


Julia Valenzuela

Quiero de ti...


Quiero de ti...

Quiero dibujarte...
Grabar tu alma en colores vivos,
dibujar tu rostro, tus sueños, tus delirios...

Quiero conquistarte...
Bajar la luna y dártela en un beso
y con su magia siempre acariciarte.

Quiero disfrutarte...
Ser en tu boca cuan vino bendecido,
Y darte de mi toda, hasta embriagarte.

Quiero enamorarte...
Llevar tu mente al limbo de mis sueños,
y ahí sin fin, por fin, poder amarte.

Quiero transformarte...
Tallar tu cuerpo con besos calcinantes,
y hacer de ti, mi obra de arte.

Quiero capturarte...
Robar tu esencia y hacerla parte mía,
para que jamás pretendas liberarte...

Yo tan sólo quiero... todo de ti


Julia Valenzuela

¿Qué soy sin ti?


¿Qué soy sin ti?

Profundo sueño a ojos abiertos, es como te siento...
desnudo sentir a manos llenas, es nuestro camino...
sincero amor sin esperar nada, es como te vivo...
ardiente pasión, locura de dos, es nuestro destino.

Mi verso te nombra, te grita el silencio
mis letras te llaman, se ahoga el suspiro
tu olor me da vida, me mata tu ausencia
si no estas conmigo, te vuelves delirio...

Mi mano te toca, te habla mi boca
mis sueños te alcanzan, apuesto a la suerte...
no basta tenerte, no basta adorarte
... más que conquistarte, quiero poseerte.

Mi tacto se ausenta, si no está tu cuerpo
mi grito se ahoga, si no está tu oído...
mis ojos se ciegan, si no te percibo
mi alma se muere, si no estás conmigo.

¿Qué soy yo sin ti?


Julia Valenzuela

Para calmar tus ansias


Para calmar tus ansias

Te descubrí en tus palabras
en cada suspiro, en cada beso
en cada caricia lejana y tibia
en cada instante de suspenso…

Te descubrí en la distancia
en cada delirio, en cada abrazo
en cada silencio, en lo no dicho
en cada secreto abierto a tu paso…

Te conocí en este mundo
pese a la distancia, pese al tiempo.
bastaron pocas noches, muchas horas
fue suficiente para mi esos momentos.

Ahora que te vas, poco te llevas
pues estás conmigo, eres presencia…
te quedas en la magia del recuerdo
y te llevas la nostalgia de mi ausencia…


Julia Valenzuela